terrassa lliure de transgènics


Deja un comentario

¿La agricultura campesina y ecológica puede alimentar al mundo?

Copiem excel.lent article de la Ester Vivas:

pagEsther Vivas | Público

La población mundial, se calcula, llegará en 2050 a los 9.600 millones de habitantes, según un informe de las Naciones Unidas. Lo que significa, 2.400 millones más de bocas que alimentar. Ante estas cifras, se extiende un discurso oficial que afirma que para dar de comer a tantísimas personas es imprescindible producir más. Sin embargo, es necesario preguntarnos: ¿Hoy falta comida? ¿Se cultiva bastante para toda la humanidad?

Actualmente, en el mundo, “se producen alimentos suficientes para dar de comer hasta 12 mil millones de personas, según datos de la FAO”, afirmaba Jean Ziegler, relator especial de las Naciones Unidas para el derecho a la alimentación entre los años 2000 y 2008. Y recordemos que el planeta, lo habitan 7.000 millones. A parte, cada día se tiran 1.300 millones de toneladas de comida a escala mundial, un tercio del total que se produce, conforme un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Según estos datos, de comida no falta.

Las cifras señalan que el problema del hambre no se debe a la escasez de alimentos, a pesar de que algunos se empeñen en afirmar todo lo contrario. El mismo Jean Ziegler lo decía: “Las causas del hambre son provocadas por el hombre. Se trata de un problema de acceso, no de sobrepoblación o subproducción”. En definitiva, es una cuestión de falta de democracia en las políticas agrícolas y alimentarias. De hecho, en la actualidad, se estima que casi una de cada ocho personas en el mundo pasa hambre, según datos de la FAO. La aberración del hambruna actual es que se da en un planeta de la abundancia de comida.

Entonces, ¿por qué hay hambre? Porqué muchas personas no pueden pagar el precio cada día más caro de los comestibles, ya sea aquí o en los países del Sur. Los alimentos se han convertido en una mercancía y si no puedes costearlos antes se tiran que darlos para comer. Del mismo modo, no sólo se producen cereales para alimentar a las personas sino, también, para los coches, como los agrocombustibles, y para los animales, la cría de los cuales necesita de mucha más energía y recursos naturales que si se alimenta, con dichos cereales, directamente a personas. Se elabora comida, pero una gran cantidad de la misma no acaba en nuestro estómago. El sistema de producción, distribución y consumo de alimentos está diseñado únicamente para dar dinero a aquellas empresas del agronegocio que monopolizan de origen a fin la cadena agroalimentaria. He aquí, la causa del hambre.

Por consiguiente, ¿por qué algunos siguen insistiendo en que hay que producir más? ¿Por qué nos dicen que hace falta una agricultura industrial, intensiva y transgénica que nos permita alimentar al conjunto de la población? Nos quieren hacer creer que las causas del hambre serán la solución, pero esto es falso. Más agricultura industrial, más agricultura transgénica, como ya se ha demostrado, significan más hambre. Hay mucho en juego, cuando hablamos de comida. Las grandes empresas del sector lo saben bien. De aquí que el discurso hegemónico, dominante, nos diga que ellas tienen la solución a la hambruna mundial, cuando en realidad son quienes, con sus políticas, la provocan.

Otro paradigma agroalimentario

Visto lo visto, ¿qué podemos hacer? ¿Qué alternativas hay? Si queremos comer todos y comer bien, es necesario apostar por otro modelo de alimentación y agricultura. Antes, afirmábamos, que ahora hay comida suficiente para todo el mundo. Esto es así, con una dieta diferente, con mucho menos consumo de carne que la dieta occidental actual. Nuestra “adicción” a la carne, hace que necesitemos mucha más agua, cereales y energía para producir comida, para cebar el ganado, que si nuestra dieta fuese más vegetariana. Se calcula, según el Atlas de la Carne, que 1/3 de las tierras de cultivo y un 40% de la producción de cereales en el mundo se destina a alimentarlos. Hacer compatible, la vida humana con los límites y recursos finitos del planeta tierra pasa, también, por cuestionarnos qué comemos.

A parte, otro tema se plantea, si se propone prescindir de una producción de alimentos industrial, intensiva, transgénica, ¿qué alternativa tenemos? ¿La agricultura campesina y ecológica puede alimentar al mundo? Cada vez son más la voces que dicen que “sí”. Una de las más reconocidas es la de Olivier de Schutter, relator especial de las Naciones Unidas para el derecho a la alimentación entre los años 2008 y 2014, quien afirmaba, en su informe “La agroecología y el derecho a la alimentación”, presentado en marzo del 2011, que “los agricultores pequeños podrían duplicar la producción de alimentos en una década si utilizaran métodos productivos ecológicos” y añadía “se hace imperioso aplicar la agroecología, para poner fin a las crisis alimentarias y ayudar a afrontar los retos vinculados a la pobreza y al cambio climático”.

Según de Schutter, la agricultura campesina y ecológica es más productiva y eficiente y garantiza mejor la seguridad alimentaria de las personas que la agricultura industrial: “La evidencia científica demuestra que la agroecología supera al uso de los fertilizantes químicos en el fomento de la producción de alimentos, sobre todo en los entornos desfavorables donde viven los más pobres”. El informe “La agroecología y el derecho a la alimentación”, a partir de la sistematización de datos de varios estudios de campo, lo dejaba claro: “En diversas regiones se han desarrollado y probado con excelentes resultados técnicas muy variadas basadas en la perspectiva agroecológica. (…) Tales técnicas, que conservan recursos y utilizan pocos insumos externos, tienen un potencial demostrado para mejorar significativamente los rendimientos”.

Uno de los principales estudios, dirigido por Jules Pretty, y citado en dicho informe de la ONU, analizaba el impacto de la agricultura sostenible, ecológica y campesina en 286 proyectos de 57 países pobres, en un total de 37 millones de hectáreas (el 3% de la superficie cultivada en países en desarrollo), y sus conclusiones no dejaban lugar a dudas: la productividad de estas tierras, gracias a la agroecología, aumentó en un 79% y la producción media de alimentos por hogar creció en 1,7 toneladas anuales (hasta un 73%). Posteriormente, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) tomaron de nuevo estos datos para analizar el impacto de la agricultura ecológica y campesina específicamente en los países africanos. Los resultados aún fueron mejores: el aumento medio de las cosechas en los proyectos en África fue del 116% y en África Oriental del 128%. Otros estudios científicos, citados en el informe “La agroecología y el derecho a la alimentación”, llegaban a las mismas conclusiones.

Además, la agricultura ecológica y campesina no solo es altamente productiva, e incluso más que la agricultura industrial, especialmente en los países empobrecidos, sino que, como afirmaban los estudios anteriormente citados, cuida de los ecosistemas, permite “contener e invertir la tendencia en la pérdida de especies y la erosión genética” y aumenta la resiliencia al cambio climático. Asimismo, da mayor autonomía al campesinado: “Al mejorar la fertilidad de la producción agrícola, la agroecología reduce la dependencia de los agricultores de los insumos externos y de las subvenciones estatales”.

La agroecología suma apoyos

Otro importante informe que apunta en esta dirección son las conclusiones a las que llegó uno de los principales procesos intergubernamentales que se hayan llevado a cabo para evaluar la eficacia de las políticas agrícolas: la Evaluación Internacional del papel del Conocimiento, la Ciencia y la Tecnología en el Desarrollo Agrícola (IAASTD, en sus siglas en inglés). Una iniciativa impulsada, en un primer momento, por el Banco Mundial y la FAO, y que contó con su patrocinio y el de otras organizaciones internacionales como el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el PNUMA, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El objetivo de dicho proceso era evaluar el papel del conocimiento, la ciencia y la tecnología agrícola en la reducción del hambre y la pobreza en el mundo, la mejora de los medios de subsistencia en las zonas rurales y la promoción de un desarrollo ambiental, social y económico sostenible. La evaluación, que se llevó a cabo entre los años 2005 y 2007, contó con una dirección integrada por representantes de gobiernos, ONGs, grupos de productores y consumidores, entidades privadas y organizaciones internacionales, con un claro equilibrio geográfico, quienes escogieron a 400 expertos mundiales para que llevaran a cabo dicho estudio, que incluía una evaluación mundial y cinco de regionales.

Sus conclusiones marcaron un punto de inflexión, ya que por primera vez un proceso intergubernamental de estas características, y patrocinado por dichas instituciones, realizaba una apuesta clara y firme por la agricultura ecológica y señalaba su alta productividad. En concreto, el informe afirmaba que “el aumento y el fortalecimiento de los conocimientos, la ciencia y la tecnología agrícola orientados a las ciencias agroecológicas contribuirán a resolver cuestiones ambientales, al tiempo que se mantiene y aumenta la productividad”.

Asimismo, consideraban que la agricultura ecológica era una alternativa real y viable a la agricultura industrial, que garantizaba mejor la seguridad alimentaria de las personas y que era capaz de revertir el negativo impacto medioambiental de esta última. El informe decía: “La huella ecológica de la agricultura industrial es ya demasiado grande como para ignorarla (…). Las políticas que promueven una adopción más rápida de soluciones de eficacia (…) para la mitigación y la adaptación al cambio climático pueden contribuir a frenar o invertir esta tendencia y, al mismo tiempo, mantener una adecuada producción de alimentos. Las políticas que promueven prácticas agrícolas sostenibles (…) estimulan una mayor innovación tecnológica, como la agroecología y la agricultura orgánica para aliviar la pobreza y mejorar la seguridad alimentaria”.

Los resultados del IAASTD consideraban, igualmente, a la agricultura industrial e intensiva como generadora de “inequidades”, la acusaban del “manejo insostenible del suelo o el agua” y de prácticas basadas en la “explotación laboral”. La evaluación concluía que “las variedades de cultivos de alto rendimiento, los productos agroquímicos y la mecanización han beneficiado principalmente a los grupos dotados de mayores recursos de la sociedad y a las corporaciones transnacionales, y no a los más vulnerables”. Unas afirmaciones inauditas, hasta el momento, en el panorama internacional por parte de instituciones y gobiernos.

Este informe, con dichas conclusiones, fue aprobado por las autoridades de 58 países en una asamblea plenaria intergubernamental, en abril de 2008, en Johannesburgo, quienes mostraron su acuerdo y avalaron los resultados. Estados Unidos, Canadá y Australia, por su parte, y como no nos sorprenderá, se negaron a suscribir esta evaluación y mostraron reservas y disconformidades a la totalidad.

En conclusión

Los informes de Olivier de Schutter, relator especial de las Naciones Unidas para el derecho a la alimentación, y del IAASTD señalan sin ambigüedades la alta capacidad productiva de la agricultura campesina y ecológica, igual o superior, dependiendo del contexto, a la agricultura industrial. Al mismo tiempo, consideran que ésta permite un mayor acceso a los alimentos por parte de las personas, al apostar por una producción y una comercialización local, y además, con sus prácticas, respeta, conserva y mantiene la naturaleza. El “mantra” de que la agricultura industrial es la más productiva y la única que puede dar de comer a la humanidad, se demuestra, en base a estos estudios, totalmente falso.

En realidad, no solo la agricultura campesina y ecológica puede alimentar al mundo sino que es la única capaz de hacerlo. No se trata de un retorno romántico al pasado ni de una idea bucólica del campo sino de hacer confluir los métodos campesinos de ayer con los saberes del mañana y democratizar radicalmente el sistema agroalimentario.

*Artículo en Público.es, 20/05/2014.

Anuncios


Deja un comentario

Documental al cinema Catalunya: ” OMG: Organisme modificat genèticament

Avui, al cinema Catalunya a les 22h, presentat per les nostres companyes, podreu gaudir del docuemental “OMG: Organisme modificat genèticament”. En ella el director i guionista: Jeremy Seifet , pare preocupat per l’alimentació dels seus fills comença un viatge per sapiguer que menguem, tenim tota la informació? podem escollir?  En el seu viatge es trobarà tancades les portes de l’empresa Montsanto.

Un viatge interesant desde la taula fins l’origen del que menguem.

http://www.terrassadigital.cat/cinema/detail.php?id=918#.U3OT-Xan-Xs

10356307_10152414571905853_6289528987918371548_n


1 comentario

Xerrada Sobirania Alimentaria i cineforum del ganXHET : Tranxgenia

ganxhet

Aquest dilluns 28 d’abril, continuem amb les activitats. Aquest cop per demanda de l’acampada de la dignitat ,que porten ja un mes acampats al davant de Foment, us convidem a assistir a la xerrada sobre Sobirania Alimentaria, a càrrec de  Cristina Espejo, membre de la XHET ( Xarxa Horts Ecològics de Terrassa). Desprès de la xerrada podrem gaudir d’un altre dels cicles del cineforum del ganXHET amb el documental TranXgenia.


3 comentarios

SETMANA DE LLUITA Per una Terrassa sense transgènics i per la Sobirania alimentària

Han estat dies de molta feina, però l’esforç ha valgut la pena! la Setmana de lluita per una Terrassa sense transgènics i per la Sobirania alimentària començarà  dissabte vinent (dia 12 d’abril).  Farem xerrades, cinefòrums, debats i fins i tot una Fira!

Fira2

Per a la clausura, dia 17 d’abril (dia internacional de la lluita camperola), cridem a una concentració a la Plaça Vella. Allà tindrem l’oportunitat d’expressar la nostra demanda i fer visible un posicionament que lluita pel Canvi. La política de Mercat (en majúscules) ho ha posat tot a la Venda, arrossegant al món a un punt crític en tots els aspectes. En aquest camp de batalla, doncs, s’hi troben totes les lluites,  pel dret a tenir opcions, pel dret a escollir i decidir sobre la nostra alimentació i els nostres recursos, sobre alternatives de vida (polítiques, socials i econòmiques) més justes, saludables i sostenibles.

Aquí us deixem el programa de la Setmana! Tot un seguit d’esdeveniments que tenen com a objectiu principal apropar informació i coneixements. Podrem adonar-nos de moltes qüestions que ens passaven desapercebudes i són de vital importància, ja que ens afecten directament en la nostra manera de viure.   Només d’aqueta manera podrem assolir la perspectiva crítica que permet la possibilitat d’ el.lecció i, per tant, la Llibertat.

interior,programa-7


Deja un comentario

Una Setmana de Lluita i una Fira estan de camí a la Ciutat!

El Projecte per dur a terme una Setmana de Lluita a Terrassa i tenir la nostra pròpia fira ecològica ja està en marxa. Aquí el fem públic:

Projecte Fira Ecològica 1ª Edició

La Plataforma de “Terrassa Lliure de Transgènics” iniciada a principis d’aquest any pel col.lectiu “Sembrant Ciutat. Xarxa d’horts urbans” i a la qual s’hi van afegint dia a dia més col.lectius, té com a objectiu aconseguir que el terme municipal de Terrassa es declari lliure de transgènics com ja ho han fet d’latres municipis del vallés i de la resta de Catalunya. A finals d’any volem presentar la petició al ple de l’Ajuntament.

Aquesta reivindicació no es limita al rebutj dels transgènics, volem fer una crítica constructiva i donar coneixement de la inmensa alternativa. Volem fer conscienciació ciutadana, generar la crítica i donar presència de tota la oferta ecològica i de proximitat de la nostra ciutat i rodalies, així com de tots els col.lectius i moviments que lluiten per la Sobirania alimentària, el consum responsable i la  protecció del Medi ambient (Ecologia). Vol tenir un enfoc divers que reflexi la complexitat i les repercusions d’aquesta qüestió, abordant el tema tant des d’una perspectiva científica (de salut) com social (política) i econòmica (mercat).

Atès que no hi ha consens científic sobre els riscos per a la salut humana i animal dels aliments transgènics, ni sobre els criteris per a la seva avaluació i el disseny dels experiments. Que suposen una més intensa privatització del patrimoni agroalimentari i dependència dels pagesos, consumidors i pobles en matèria de llavors i alimentació degut a la impossible convivència amb d’altres cultius, i que el Departament d’Agricultura i Ramaderia de la Generalitat va aprovar un pla d’acció pel foment de l’alimentació i l’agricultura ecològiques (2008-2012) dins del qual s’inclou la participació en el projecte europeu RED BIO per afavorir aquestes produccions ecològiques, es fa evident la contradicció i la incompatibilitat d’aquest posicionament amb la promoció dels OMG a Catalunya.

Com també es fa evident que la producció i comercialització d’aquests organismess’hi oposa al dret dels pagesos a practicar una agricultura tradicional i ecològica, al dret dels elaboradors alimentaris a posar en el mercat una producció lliure de transgènics i al dret del consumidor a escollir productes sense OGM.

Fins ara, ja hem assolit cert índex de difusió gràcies al Bloc https://terrassalliuretransgenics.wordpress.com/ i a d’altres canals de comunicació. Hem dut a terme vàries activitats com ara conferències i un curs. La propera fita és l’organització d’una “Setmana de lluita” per reivindicar una Terrassa sense transgènics i per la Sobirania alimentària. Estem coordinant i muntant tot un seguit d’esdeveniments entre els dies 12 i 17 d’abril (dia internacional de la lluita camperola) com ara, debats, conferències, cine-forums, etc.

L’esdeveniment, però, més ambiciós i simbòlic serà l’organització d’una Fira el diumenge 13 d’abril (d’ 11h. a 14h.) on sigui visible aquesta reivindicació que, de fet, vol ser ciutadana. La millor manera de mostrar aquesta crítica constructivament és fer presència contundent no sols de la diversa oferta alternativa de productes (ecològics i de proximitat) que hi ha a la nostra ciutat (i que va in crescendo) sinó de col.lectius i moviments que treballen per un Món més sostenible i conscient. Alimentació saludable, Consum Responsable, Sobirania alimentària, Ecologia, Protecció dels espais naturals, Protecció animal.. . tot plegat volem promoure valors de respecte al Medi i a la nostra Salut. Respecte al nostra llegat cultural i revalorització dels nostres propis recursos. Però, sobretot, promoure el nostre dret a tenir opcions.


1 comentario

Carta abierta a Jose Miguel Mulet Salort desde África

Copiem aquest excel.lent article de Capitan Patagonia:

Carta abierta a Jose Miguel Mulet Salort desde África

Señor J.M. Mulet.

Vengo leyendo sus artículos desde hace tiempo. He de reconocer que el título de su libro “Los productos naturales vaya timo” me llamó la atención y me dispuse a leer sus exposiciones con ganas de encontrarme con la lucha que muchos compartimos contra la pseudociencia. Tras varios suicidios homeopáticos y una fiel campaña contra las famosas ecobolas, hoy he decidido escribirle esta carta tras leer su artículo contra Veterinarios sin Fronteras.

Usted está aprovechando una red que lleva años creándose en internet en favor de la divulgación científica, como caballo de troya para introducir sus ideas neoliberales e interesadas. No es nuevo en esto. El problema es que además lo está haciendo con muy mal gusto, desprestigiando al que atente contra su forma sesgada de entender el mundo y aprovechando la repercusión que le dan los escasos canales de divulgación científica de los que disponemos. He de reconocer que me duele que sitios de internet que frecuento como cienciakanija den promoción a sus ideas. Hay pocos canales para la divulgación y los pocos que hay, usted los está utilizando despreciando a mucha gente.

Creo que tiene un problema estilístico a la hora de escribir en su blog o quizás piensa que un blog no merece ser riguroso como, yo si supongo, son sus estudios. Esto es justamente lo que debemos evitar para promover la divulgación científica. Usted ha comenzado una cruzada y parece que no tiene límite. Tras despotricar contra la nueva directora de Greenpeace habiendo leído tan sólo un artículo en Publico sobre ella, como usted reconoce, se permite dudar de si acabó sus estudios. Otras veces se centra en criticar a activistas que no han cursado estudios de ciencias sólo por este hecho. Me recuerda a cierto medio de comunicación que va a sacar esta portada mañana buscando sus víctimas de entre miles de  personas sólo para desprestigiar sin debate. El mismo estilo para defender finalmente las mismas ideas.

Comparto muchas de sus reflexiones con respecto a algunos temas pero creo que usted las plantea sólo para vender sus ideas políticas y desprestigiar a todos los que están en contra. Sus argumentos son siempre muy sencillos  y denotan una gran falta de conocimiento ecológico. Usted siempre toma la parte que le interesa y ahí mete la ciencia sin abordar los problemas globales por los que muchos luchamos desde un punto de vista probablemente más científico. A mi no me interesa si usted estudió ecología, disciplina científica que yo si cursé en la universidad. Sepa que además acabé la carrera por si pensaba ponerlo en duda. La falta de enfoque global se da con frecuencia en entre microbiólogos, al igual que entre microeconomistas, que son incapaces de levantar la mirada de su microscopio.

Sus argumentos habituales para desprestigiar organizaziones son los siguientes:

Los transgénicos. Los que nos consideramos científicos y luchamos contra el uso de los transgénicos que se está dando, lo hacemos desde un punto de vista global. Que las actividades promovidas por la mayor parte de empresas que patentan transgénicos, han perjudicado a los países empobrecidos sólo lo puede discutir gente como usted que no conoce lo que pasa fuera. Le animo a que se de un paseo por muchos países de África, Asia o América Latina, donde muchos trabajamos en desarrollo agrícola y con una importante formación en ecología y ecosistemas, para que lo incluya en sus análisis. Hay miles de estudios económicos sobre el impacto de los transgénicos en los países del sur. También se cuentan por miles los estudios científicos que alertan sobre el riesgo sobre la biodiversidad (1) . No pretendo que este post sea un debate sobre este punto pero no nos venda los transgénicos como la solución al hambre cuando a día de hoy se produce comida de sobra para toda la población y sin embargo muchos no comen.

Independencia. Otro de sus arietes contra los que no piensan como usted es poner en duda su independencia. Para ello no se dedica ha hacer un análisis sobre si las políticas de las organizaciones son afines a los posibles financiadores. Usted se reduce ha hablar de que reciben dinero público. Curiosamente pone como ejemplo a Veterinarios sin Fronteras, una ONG que destaca por criticar abiertamente las políticas de las instituciones que la financian cuando van en contra de los que menos tienen. Curiosamente la elige porque son una de las escasas voces que critican a lo que usted representa. Sin embargo no tiene reparo en colaborar con otras ONG’s que defienden los transgénicos. Ya le adelanto que no soy socio ni tengo ningún vínculo con Veterinarios sin Fronteras

Usted dice:  ¿Puedes seguir diciendo que eres independiente?¿serías capaz de hacer una campaña en contra de una administración o una empresa que te esté financiando? Veo que tampoco conoce mucho la historia de los movimientos sociales en este país. Argumentos sesgados. La gran mayoría de empresas y de organizaciones obtiene subvenciones. Con esta lógica, usted no debería de criticar los recortes en I+D puesto que es el Gobierno el que le da de comer. 

“Es decir, estamos poniendo el dinero de todos en sus manos para que lo gestionen ellos.” Sí, para que ejecuten programas de cooperación al desarrollo con una visión respaldada por las agencias internacionales de desarrollo. El enfoque y la visión política siguen siendo libres. No se olvide que usted está insultando a gente en su blog y su sueldo, al menos el de la Universidad de Valencia, también lo estoy pagando yo.

Dinero gestionado y transparencia. Un viejo argumento contra las ONG. Usted no tiene ni la menor idea de los procesos por los que pasamos para justificar cada céntimo gastado. Se pasan auditorías regularmente. ¿Por qué no escribe algo más serio sobre este punto y se queda siempre en la asociación rápida de ideas? No hace falta, es más fácil incluir un link sobre un escándalo de corrupción en ONG’s

Gran parte del dinero de campañas en el exterior también serán salarios, viajes y dietas”. Llevo casi dos años viviendo en Mauritania y prefiero no responder a tales apuntes. Desde que llegué aquí a trabajar por el desarrollo, no he pasado ni un mes y medio en mi casa de Vallecas.

Me parece una maravillosa muestra de su estilo el enlace que añade al final vinculando la trama de corrupción de la Generalitat Valenciana con este artículo. Es un buen ejemplo de lo que usted entiende por divulgación de ideas.

Agricultura ecológica. ”Enseñar técnicas de agricultura ecológica, obsoletas y menos eficientes que las convencionales, o rescatar técnicas en desuso es interesante para los etnólogos, pero no servirá para curar el hambre”. Deje en paz a la ciencia, por favor, deje de mezclar la ciencia con su posicionamiento político. Desde miles de sitios del planeta, desde las voces de los mejores científicos que se han replanteado la productividad, los modelos de desarrollo y el problema del hambre, hay cientos de voces que critican el sistema productivo de una forma estructural. Hay cientos de libros científicos con opiniones diferentes a la suya. Deje de hablar de cosas de las que no tiene ni idea. Deje ya de mezclar el rechazo a las vacunas y la Powerbalance con su visión neoliberal del mundo.

Agricultura ecológica en África

La agricultura ecológica que usted critica por tener el sello “eco” que tanta alergia le da, es respaldada por todas las agencias internacionales de desarrollo y por alguno de sus amigos. La agricultura ecológica es la que se practicaba en África hasta que cambió el modelo económico en los años setenta y ahora importa alimentos del exterior sujetos a los precios de mercados internacionales que no hacen más que variar por la especulación. Según la Organización pseudocientífica de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el futuro de la agricultura depende de la biodiversidad.

Quizás usted no haya estudiado la deslocalización de los costes porque eso no es ciencia para usted. Quizás usted analiza los costes de fertilizantes y abonos tan sólo por el precio por el que los compra en Valencia sin tener en cuenta el por qué de esos precios. Así le cuadran sus cálculos “científicos”. Quizás tampoco haya leído a Naredo, ni le suenen sus análisis agrícolas ni económicos.

Educación. Definir los proyectos de educación de las ONG’s como “ Proyectos de marionetas y cuentacuentos infantiles generosamente financiados” demuestra una gran desfachatez además de un gran desconocimiento. Prefiero no hacer más comentarios.

Para terminar, lo que no entiendo es qué hace usted trabajando para una institución pública. Quizás su concepto de público encaja bien con el que tienen los dirigentes de la comunidad que le da de comer pues defiende sus mismas ideas y a las mismas empresas.  Debería de irse ya de una vez a trabajar a la empresa privada. Así serían más consecuentes sus ideas.

Hablando de libros, yo le recomiendo a usted la Doctrina del Shock de Naomi Klein, donde dice que, muchas veces, la ideología se disfraza de ciencia y necesidad para conseguir que los que están arriba sigan subiendo y los que están abajo se queden sin nada. Como termina hablando del MIT, cosa que queda muy bien entre científicos, le recuerdo que cada vez más gente en el MIT reconoce que el sistema que usted defiende nos llevará a un colapso globar sin precedentes en 2030.

Déjenos trabajar a la gente que queremos profundizar en las razones de la pobreza. Déjenos tranquilo a los que luchamos contra un sistema basado en el crecimiento infinito saltándose muchas premisas científicas. Si usted cree que esto no tiene nada que ver con la política, mejor que se dedique a escribir sobre sus estudios microbiológicos. Así quizás aporte algo como divulgador científico.

Edito1: insisto en que no quería provocar un debate sobre los trasngénicos. Los artículos a los que me refiero son de análisis globales, ecológicos. Y sí, el mío es un análisis político al igual que el suyo. Si me pedís artículos os paso algunos sobre transgénicos, ecosistemas y biodiversidad. A su vez remiten a otros estudios. También se pueden encontrar artículos que opinan que los trasngénicos afectan poco a la biodiversidad. Creo que cuanto menos merece un respeto al tratarse de un debate abierto en la comunidad científica. Mi principal crítica se centra en la falta de respeto que demuestra en cada artículo el señor Mulet y el agravio hacia mucha gente que defendemos un enfoque científico. El problema del hambre tiene un gran componente político y hay quien se empeña en abordarlo solamente desde un enfoque científico criticando a quién se posiciona en cuestiones políticas.

Edito2: Los ecólogos y catedráticos más críticos, se centran en el hecho de que la bioteconogía haya avanzado mucho más rápido que los estudios sobre ecosistemas y posibles impactos. Hay muchos estudios centrados en cuestiones concretas que indican que diferentes elementos modificados genéticamente no afectan a ciertas especies o a las condiciones del medio. Estos estudios son utilizados como argumento en favor de la política de apertura total. Creo que es un error. Hay otros muchos artículos que indican que afectan a diferentes aspectos y eso debería hacernos pensar que puede haber impactos y además irreversibles.

El señor Mulet me envió estos dos artículos tras publicar este post:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21367444

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21040386

Este último representa muy bien la visión que critico.  El artículo comienza

“The concept of sustainable development forms the basis for a wide variety of international and national policy making. World population continues to expand at about 80 M people per year, while the demand for natural resources continues to escalate. Important policies, treaties and goals underpin the notion of sustainable development.”

Con esta introducción, ya está entrando en materia sin tener en cuenta las causas sociopolíticas de esta situación mundial. Del aumento de población, del estres sobre los recursos naturales etc. Los que consideramos el debate sobre los transgénicos desde un punto de vista político, queremos llamar la atención sobre las patentes y sobre la transferencia de soberanía alimentaria que implica volcar las posibles mejoras productivas sobre empresas privadas multinacionales. Es una cuestión que no surge sólo con los transgénicos. También ha ocurrido fomentando el monocultivo, fomentando agricultura de exportación dependiente de los mercados internacionales y con el modelo agrícola productivista, centrado en la rentabilidad económica (sesgada y cortoplacista) que también defienden los partidarios de los transgénicos. 2+3 = 5, pero en 2 + 3(5X+9), el resultado no es cinco. No podemos dejar variables fuera del análisis. No hay más que mirar los efectos de la desarancelización fomentada en los países del sur con el argumento de que los precios de los alimentos bajan. La agricultura de los países del sur es cada vez más dependiente y los transgénicos pueden resultar la estocada perfecta a la soberanía alimentaria.

Otros consideramos que la agricultura debe estar encaminada a alimentar a la población que la produce por encima del análisis economicista clásico. El análisis es forzosamente político. Mientras que desde los círculos del señor Mulet se sigue transmitiendo la idea de que los transgénicos pueden resolver estos problemas (véase el artículo de arriba), los que hemos visto las consecuencias de decisiones basadas en los mismos principios, intentamos alertar sobre las verdaderas causas del hambre y las posibles consecuencias de la desregulación en cuanto a los transgénicos.

(1)

Field Released Transgenic Papaya Affects Microbial Communities and Enzyme Activities in Soil X. D. Wei, H. L. Zou, L. M. Chu, B. Liao, C. M. Ye and C. Y. Lan

Riesgos ambientales de los cultivos transgénicos: una evaluación agroecológica Miguel A. Altieri University of California, Berkeley. Estados Unidos

The Ecological Impacts of Agricultural Biotechnology, Miguel A. Altieri 

Doctora Sonia Emilia Sila Gómez. “Sustentabilidad de Agro-ecosistemas mediante Métodos de laboratorio y campo”; Universidad Nacional de Méjico

Los efectos del maíz transgénico en la diversidad de insectos Universidad Nacional del Litoral, Argentina, Facultad de Ciencias Agrarias

Alstad, D.N., y D.A. Andow. 1995. “Managing the evolution of insect resistance to transgenic plants. Science 268: 1894-1896.

Paoletti, M.G. y D. Pimentel. 1996. “Genetic engeering in agriculture and the environment: assessing risks and benefits. BioScience 46:665-671.

José Guillermo Del Rió Baena y Camilo Andrés Rodríguez Matiz, Universidad de Zaragoza La bioética y los alimentos transgénicos.

Róger Martínez Castillo Cultivos y alimentos transgénicos: una aproximación ecológica, Revista Biocenosis / Vol. 21 (1-2) 2008

Transgénicos, Patentes y TLC 17/09/04 Por Pedro Rivera Ramos Ingeniero agrónomo y profesor en la Facultad de Ciencias Agropecuarias – Universidad de Panamá

http://www.enveurope.com/content/24/1/9

http://www.springerlink.com/content/k8260768g5p2346x/

http://www.springerlink.com/content/j1h116qv041w8668/fulltext.html

http://www.springerlink.com/content/u35665rm58122181/

http://www.springerlink.com/content/m53g038jn1q60658/

http://www.springerlink.com/content/n73526q6108u4322/

http://www.springerlink.com/content/m6p200xm0v384022/

http://www.springerlink.com/content/4317km7733582u32/

http://www.enveurope.com/content/24/1/10

http://www.springerlink.com/content/u4w11257x135254u/

http://www.springerlink.com/content/p650330918763128/

La mejor frase que resume los estudios en esta línea, es esta conclusión de Miguel A. Altieri de la Universidad de Berkeley: 

“Biotechnology may someday be considered a safe agricultural tool but studies suggest it may have harmful ecological consequences, such as:

  • spreading genetically-engineered genes to indigenous plants
  • increasing toxicity, which may move through the food chain
  • disrupting nature’s system of pest control
  • creating new weeds or virus strains”

 


Deja un comentario

SI VOLS QUE HI HAGI UN REFERÈNDUM SOBRE TRANSGÈNICS AJUDEM A “SOM LO QUE SEMBREM” A FINANÇAR-LO. Des de 10€ podem!

Una crida pel MULTIRÈFERENDUM! T’imagines que les ILPs fossin vinculants i no una mera pressa d’opinió o al.legats populars que s’hi esvaeixen com la boira de la matinada en surtir el Sol?! Doncs ho podem fer! entre tots/es clar! Ara és el moment!

Copiem la crida de SOM LO QUE SEMBREM:

logo_somloquesembre

Avui fa 6 anys que començàvem a recollir els 106.000 suports a la ILP sobre transgènics que el Parlament enviaria més tard a la paperera. Ara que la Unió Europea ha aprovat una nou transgènic que serà cultivat bàsicament a casa nostra, és el moment de refer-se i tornar a rebutjar amb més força que mai aquesta tecnologia innecessària, perillosa i indesitjada.

Així ens aixequem de nou des dels pobles i ciutats per promoure un referèndum popular sobre transgènics que es celebrarà des del 23 d’abril al 25 d’aquest maig, coincidint amb les eleccions europees. Ho fem conjuntament amb altres moviments que necessiten que s’expressi la voluntat popular sobre temàtiques d’interès públic en les que estan treballant (deute, energia, Barcelona World, MAT, aigua, etc.).

Ho fem també perquè mai més una ILP pugui se bandejada com ho va ser la nostra.

En diem multireferèndum i el cultivem per reivindicar amb la pràctica un nou sistema polític en el que totes les decisions importants estiguin directament en mans de la ciutadania. Per una democràcia d’arrel i sense intermediaris on governi el poder del sentit comú i no els lobbies ni els tecnocràtes.

El primer pas però molt important és aconseguir finançar-lo i per això hi ha en funcionament una campanya en la que es poden fer aportacions tant individuals com d’entitats. N’hi ha per totes les butxaques, des de 10€ fins a 2.000€. Ens queden pocs dies per cobrir el pressupost que necessitem perquè es pugui votar arreu del Principat.

Des de la ILP que no us hem demanat cap aportació econòmica però ara la necessitem. Si els milers de persones i entitats que rebreu aquest correu feu la mínima aportació serà suficient.

Aquí trobareu tota la informació de la campanya i podreu fer el donatiu que serveix també d’adhesió:

multi_4

També us adjuntem el vídeo de la roda de Roda de premsa de presentació :

Per qualsevol dubte que tingueu podeu escriure’ns a: info@somloquesembrem.org
Que broti el multireferèndum arreu. Decidim-ho tot!
Som lo que Sembrem
i la comissió Promotora de la ILP sobre transgènics
1 de març de 2014